lunes, 10 de octubre de 2011

ZP. A pesar de todo, balance positivo

Un buen amigo me resumía, abrupta y lacónicamente, a Zapatero: las bodas de maricones y la Ley de Dependencia. Como yo valoro más la amistad que una discusión política, preferí llevar la conversación por otros derroteros, decidiendo por tanto no dar respuesta a ese comentario de contenido claramente discriminatorio. Además, no soy yo de los tienen memorizados los aciertos y los errores de los siete años largos de gobierno de ZP como para contrarrestar la rotunda afirmación de mi amigo.

Afortunadamente, me encuentro hoy en EL PAIS, en la sección de opinión LA CUARTA PÁGINA, un estupendo artículo de Ignacio Sánchez-Cuenca, profesor de Sociología de la Complutense y autor de Más democracia, menos liberalismo, titulado "A pesar de todo, balance positivo".

Estoy de acuerdo en que los gobiernos de Zapatero han estado llenos de desaciertos, especialmente en el tratamiento de la crisis. Pero, ante tanto ataque -por la derecha, por la izquierda, por arriba y por abajo, por todos lados- hacia la labor de ZP, piensa uno si es que realmente lo ha hecho todo mal. Nadie es perfecto, no es posible tomar bien todas las decisiones durante tanto tiempo. En contraposición, no todo se hace mal, como muchos dicen de Zapatero.

Y de esto trata el artículo, que pone, como subtítulo: "Los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero quedarán marcados por la crisis. No obstante, las reformas democráticas y la implantación de nuevos derechos civiles y sociales serán su principal y más duradero legado"  Y no me resisto a copiar y pegar el primer párrafo, para animarte a leer artículo completo, si no lo has hecho ya.

Ley de matrimonio homosexual, enmienda constitucional de limitación del déficit público, retirada de las tropas de Irak, aumento sustancial del salario mínimo y de las pensiones mínimas, ampliación del permiso de paternidad, ley de la memoria histórica, reforma del sistema de pensiones, independencia de RTVE, leyes antitabaco, ley del divorcio, ley de dependencia, Conferencia de Presidentes autonómicos, eliminación y recuperación del impuesto de patrimonio, ley de plazos del aborto, aumento sustancial de la inversión en I+D, proceso de paz y desaparición de la actividad terrorista, ley sobre violencia de género, 0,7% de ayuda exterior, carné por puntos y disminución drástica de los muertos en carretera, abaratamiento del despido, cheque bebé y retirada posterior del mismo, regularización de inmigrantes, recortes a los funcionarios, ley sobre violencia de género, reforma del sistema de financiación de las autonomías, limitación de la publicidad institucional, ley de igualdad entre hombres y mujeres, etcétera.

Rubalcaba tiene realmente difícil ganar las elecciones generales del próximo 20-Nov, pero creo sinceramente que es una persona que ha aprendido de los errores -los propios y los del gobierno del que ha formado parte- y puede encauzar la política hacia horizontes más optimistas que los actuales. Por contra, Rajoy no explica qué piensa hacer con los problemas de España, prefiere esperar a ocupar la Moncloa y después, ya veremos. A pesar de todos los pesares, Rubalcaba me da más confianza.

5 comentarios:

percival dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el artículo y tus comentarios.
Pero por desgracia la izquierda fragmentada y resacosa perderá las elecciones.
Si en tu familia hay problemas, tú no te vas a la de enfrente, buscas las soluciones entre los restantes miembros de la misma.
Pensar que la solución de la grave crisis que padecemos está en el PP, es de locos y nos vamos a enterar.

Víctor dijo...

Hola Civilis. Pienso que es pronto para realizar un balance histórico del Presidente que se va, pero, curiosamente, no lo es para hacer un balance del candidato Rubalcaba (cosas de llevar en la política desde el pleistoceno).

No quiero ser demasiado duro con Rubalcaba, dado que te inspira confianza y estamos aquí en tu casa, pero te recuerdo que era un capitoste del Ministerio de Educación en el año 1990, y Ministro él mismo poco después. Por lo tanto, en mi opinión, hay que apuntarle en el debe la publicación de la LOGSE, el hecho de haber privado a toda una generación -especialmente, a las personas con menos medios económicos- de la posibilidad de promoción social que antes ofrecía la educación pública, y el hecho de que España esté a la cola del desarrollo educativo en Europa. Y esta situación, sin ir más lejos, es el principal impedimiento que tenemos para salir alguna vez de la crisis presente.

Rajoy no dice lo que va a hacer porque piensa que va a ganar, y Rubalcaba dice que va a gastar a manos llenas porque piensa que no va a ganar. Si ambos pensaran lo contrario de lo que piensan, ambos dirían lo contrario de lo que dicen.

Un abrazo

civilis dijo...

Gracias a Percival y a Victor por vuestros comentarios.

Victor, seguro que tienes razón en lo que comentas de Rubalcaba, pero no toda. En primer lugar porque hay otras voces que no desaprueban la LOGSE. Si no recuerdo mal, se promulgó en el periodo 92-96. El PP tuvo el poder después ocho años para mejorar la Educación. ¿Qué hizo Aznar o Rajoy entonces? Las autonomías deben tener algo de culpa o de mérito, pues las transferencias se hicieron hace ya muchos años.

En segundo lugar, pensemos que Fraga debe ser el único humano que vió cómo era el Universo un nanosegundo después del big bang. No llegan a tanto, pero Rajoy y Rubalcaba son de la misma era. No podemos decir que Don Mariano es púber, precisamente.

A pesar de ser Rajoy 4 años más joven que Rubalcaba (nada comparado con la inmensidad del universo) el gallego hizo sus pinitos en política antes que el atleta. Puedes verlo en el esquema que presentó EL PAIS hace unos cuantos domingos (http://bit.ly/nKPwEp página 4). Rajoy lo hace en el 81 mientras que Rubalcaba en el 85. Así que lo del pleistoceno se lo podemos aplicar a los dos. Los dos han llevado los ministerios de Interior, de Presidencia, Portavocía y Educación. Los dos han sido vicepresidentes. La diferencia está en que Rajoy con ésta lleva tres y para Rubalcaba ésta es la primera en la que se presenta como candidato a Presidente. A tu comentario habría que añadir, para compensar, algún desacierto de Rajoy durante su también larga carrera política, sin recurrir a lo del Prestige, por ejemplo. Y alguna acción positiva, por ejemplo la lucha contra el terrorismo, en ambos casos.

Víctor dijo...

Civilis, coincido con todo lo que dices en tu comentario.

Te comento otra cosa que pienso: la alternancia es buena en si misma, aunque los que vengan no sean "los nuestros". Se levantan las alfombras, y entra un poco de aire puro. Incluso los que salen pueden aprovechar para depurarse ellos también en la oposición. Luego, inevitablemente, se vuelve a acumular el polvo, y convendrá cambiar otra vez.

civilis dijo...

Victor, cierto que la alternancia es buena en sí misma, sobre todo si sirve para quitar de enmedio a los que se pegan al sillón con loctite reforzado, llevan muchos años en la esfera política, se creen en posesión de la verdad y no saben de la misa la media. Aquí incluyo absolutamente a todos los que llevan mucho -demasiado- tiempo, y se conocen los engranajes de su partido para lograr una legislatura y otra y otra... perpetuarse. El ciclo político es de cuatro años. Al final, que cada uno vuelva a su trabajo. En esto que te digo no hay siglas.
Ahora viene el pero. Sinceramente, preferiría que esa purga se hiciera con Rubalcaba en la Moncloa. Pero aceptaré (como debe ser) lo que salga de las urnas. La labor de oposición es también muy importante. Especialmente la de control al gobierno.