domingo, 2 de septiembre de 2012

Los "planes" de las Cajas de Ahorro


No hay día en el que los medios no nos regalen alguna noticia relacionada con estropicios de las ¿extintas? Cajas de Ahorro como, por ejemplo, Bankia, ahora disfrazada de banco.

Empezando por arriba, ya se ha puesto cota a los ingresos de los altos ejecutivos de bancos y cajas intervenidos: 500 mil euros al año. Menos mal.

Pero sigamos hablando de las Cajas, intervenidas o no, ya que son todas de carácter público. Con las fusiones y reconversiones que han dado a lo largo de los últimos años, resulta que un empleado de una Caja (sea conserje o director general) si es prejubilado a los cincuenta y pocos años, se va a su casa cobrando íntregramente su sueldo, igual que si siguiera trabajando. Y cuando se jubile, a la paga que por derecho le corresponderá de la Seguridad Social, recibirá otra de un plan de pensiones que a lo largo de los años ha ido alimentando su Caja. En ambas situaciones, los dineros que cobran estos exempleados son dineros públicos. Y digo yo, si vemos que el estado sigue alimentando la pésima gestión de las Cajas con miles de millones de euros (que se dice pronto, pero son cifras de vértigo), ¿no sería cuestión de cortar por lo sano y dejáramos tanto a prejubilados como a jubilados de las Cajas con el muy digno sueldo que supone la pensión máxima de la Seguridad Social, y aplicado -claro está- desde el exconserje al exdirector general.

No hay que olvidar que se trata de dinero público y no es de justicia ver cómo miles de personas se benefician de una situación privilegiada en tiempos donde no te puedes poner ni enfermo. Ya digo, son miles de personas en esta situación en España, y tanto el coste de la prejubilación como el del fondo de pensiones son dineros públicos y son muchos miles de millones de euros. Cortar por el rasero de los importes establecidos para las jubilaciones en el sistema público de la Seguridad Social es por tanto más justo y solidario.

Y si me refiero al colectivo de Cajas de Ahorro, lo mismo se podría aplicar a otros colectivos estatales, como Correos, Renfe y todas las empresas públicas donde la prejubilación y los planes de pensiones vienen del tesoro público.


1 comentario:

civilis dijo...

Una amiga, en un correo aparte, me comenta el tema de las "preferentes", dinero que desaparece en el maremagnum Cajero, a costa de pequeños ahorradores. Siempre igual, siempre pagan el pato los mismo.