sábado, 11 de agosto de 2012

El ruido, fuente de problemas



"Sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena", nos advierte el refrán. Ahora, en verano, los problemas -de toda índole, incluida la enfermedad- que causa el ruido se acentúan en verano, por razones obvias. Y los medios se hacen eco de esto, como ocurre hoy en EL PAIS, en su artículo que con el título "Somos ruido", hace un recorrido por las distintas fuentes responsables de su existencias, pero también aporta soluciones, donde claramente no basta con legislar: apliquemos el sentido común y se solucionarán muchos problemas. Hay mucho publicado sobre el ruido. Y surgen noticias constantemente. Si quieres leer lo último sobre el ruido, puedes ir al final de este blog, abajo a la izquierda y, en el apartado noticias en google, escoge el item ruido. El conocimiento -y su difusión- de los problemas que provoca el sonido puede contribuir a atajarlo, al menos en parte. Pues vaya aquí mi modesta contribución.

En la ciudad, la principal fuente de ruido es el tráfico rodado. Con medidas como la restricción horaria del tráfico en algunas vías, el uso de neumáticos adecuados y la limitación de velocidad,  disminuyen en muchos decibelios el nivel de ruido, y al mismo tiempo son medidas baratas y de fácil aplicación. La potenciación del transporte público en las ciudades contribuye además a la reducción de la contaminación de gases y de partículas, tan dañinas para la salud.

Volvemos a los de siempre: transporte público, bicicleta, andar. Tres maneras de moverse por la ciudad que beneficia a todos.

5 comentarios:

Roberto dijo...

Hasta donde yo sé, en Buenos Aires la principal fuente de ruido son los vecinos que desean reformar su propiedad y le pegan martillazos a las paredes durante meses.

Un abrazo.

civilis dijo...

¡Ja, ja! Muy cierto Roberto. Y si lo hacen en sábado en domingo a eso de las cuatro de la tarde, mejor que mejor (para ellos, supongo). Cuando escucho ese tipo de ruido, pienso en cómo será de grande el tabique que están tirando.
Un abrazo, Roberto.

Víctor dijo...

Vengo de pasar unos días por tu tierra y he podido constatar que es ruidosa.. aunque, justo es decirlo, la gente conduce más tranquila y pita menos que en Madrid. Las motos sí que meten más ruido. Por lo demás, una tierra maravillosa la tuya.. :-)

civilis dijo...

Un saludo afectuoso, Víctor, y me gusta que te guste mi tierra. Aunque todos sabemos que lo de "mía" es un decir.
Cierto lo del tráfico, aunque ruidoso, es menos "agresivo" que el de Madrid.
Supongo que calor lo habrás pasado y fuerte, ¿no?
Un abrazo.

Víctor dijo...

Pues si no es tuya, lo parece, por el cariño que la tienes!

Pasamos calor, pues nuestra estancia coincidió en parte con una de estas olas de calor que han azotado España este verano. Pero cuando pasó "la ola", se quedó un tiempo muy agradable.

Un abrazo