sábado, 21 de marzo de 2009

Unos que vienen, otros que se van...


El diccionario de la RAE es un pozo de sabiduría sin fondo. Acostumbrado durante un tiempo a leer y escuchar en los medios "Obama, el presidente electo de los EEUU" antes de tomar posesión, y al leer hoy en la prensa local de mi pueblo "El obispo electo de Jerez, José Mazuelos, fue presentado ayer en el Obispado..." me dije: "¡Anda! ha habido elecciones a obispo en Jerez y yo sin enterarme. ¿Le ha entrado a la jerarquía eclesiástica la vena democrática? Craso error por mi parte. El obispo no es elegido por los feligreses, lo nombra la nunciatura apostólica en España. O sea, por un pais extranjero para entendernos. Por tanto representa los intereses de ese estado, no el de los feligreses de la diócesis.

Ciertamente, si buscas "electo" en el DRAE, te aclara: "Persona elegida o nombrada para una dignidad, empleo, etc., mientras no toma posesión". Pero es muy curioso porque el mismo DRAE da un significado especial a "obispo electo": "El que solo tenía el nombramiento del rey, sin estar aún consagrado ni confirmado". Evidentemente esto se refiere a un pasado, aunque no demasiado lejano.

Seguimos con el DRAE. Como locución verbal coloquial se emplea (y yo no lo sabía) la expresión "trabajar para el obispo", que significa "trabajar sin recompensa". Es curioso esto de las locuciones verbales ¿verdad? Seguramente se tratará de una frase popular recogida por el RAE por ser muy utilizada (supongo que por los obispos).


En fin, uno que se va de esta plaza (el de la primera foto) a cambio de galones y seguramente con miras a poner sus pies en Roma y otro (el del cleriman) que viene de Sevilla, creo. La vida sigue igual.

Igual al ahora obispo militar (con sueldo de general, que paga el Estado no confesional o sea, nosotros) y como última hazaña antes de irse les coloca a todos los penitentes un lacito blanco en el capirote, en un nuevo alarde de crear confusión y temor en la opinión pública, costumbre muy arraigada en la jerarquía, siendo Del Río un buen ejemplo de lo que digo.






Ante una campaña como la del lince promovida y pagada por la iglesia (o sea, por todos nosotros) se podría responder empapelando los palcos que inundan las calles de Jerez (y nunca mejor dicho) con carteles como el que se ve en la foto.
¡Ah! detrás de esa pirámide de palcos semanasanteros se encuentra la plaza del Arenal. Dicen que es muy espaciosa.







3 comentarios:

Alfonso dijo...

Ummmm, todavía no está aprobado aquí lo de los lacitos blancos, Sevilla ha dicho que no, de todas formas, pienso, que si las hermandades empiezan a comportarse como partidos políticos, quizás habrá que reconsiderar los locales que les regaló el ayuntamiento en tiempos, porque los partidos políticos se pagan sus sitios.
En el fondo, todo se resume en breve.
Importar, importa un pito el aborto. Ya con el PP, callaban.
Lo que importa es seguir viviendo del cuento, y para eso, les conviene que gane el PP, por ello desgastan.
No toda la Iglesia claro está.
Las monjas del Salvador siguen dando de comer a los pobres. Sin preguntar nada ni gastarse el dinero de la comida en carteles.

civilis dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Alfonso. Creo que hay una opinión generalizada sobre el gran problema de la iglesia: sus mandamases.

venedito dijo...

PLATAFORMA JEREZ ESTADO PONTIFICIO YA!!!