lunes, 18 de febrero de 2013

Qué pasa aquí


Puerta del Congreso de los Diputados

Corrupción, prevaricación, secretismo, fraude, enriquecimiento ilegal, espionaje, conspiración. Está casi todo podrido, pero lo que realmente nos importa es el problema del paro. Parece que a la clase dirigente se le ha olvidado y de nuevo se vuelven a preocupar sólo de sí mismos y de su continuidad en el chollo. ¿No crees posible que de entre los 350 diputados que componen el Parlamento Nacional pueda surgir una persona honesta, eficaz y seria, capaz de conseguir que por unanimidad se aporten soluciones al problema del paro? Claro que no se podría llamar ni Mariano ni Alfredo.

¿Es que estas 350 personas son incapaces de poner firme al gobierno, de reunir a sindicatos, a empresarios, a colegios profesionales, asociaciones de autónomos, a claustros universitarios, a expertos en economía y en derecho laboral y sacar un gran acuerdo nacional para reducir el paro y relanzar la economía española?

Señores y señoras diputados: Si no sois capaces de intentarlo, quizá lo podamos hacer millones de españoles, de espaldas a vuestra insigne y cuasi inútil Institución...

Lo que te cuento no es nada ilusorio, lee sino el artículo de Gabriel Tortella, "Aprender a renovarse sin trauma", publicado el sábado 16 de febrero en EL PAÍS.




3 comentarios:

Víctor dijo...

Lo normal sería que aparezca gente nueva, pero me temo que la tendencia no será hacia la unión, sino hacia la dispersión del voto y la desunión (política y territorial). Tipo lo de ayer en Italia. En fin, paciencia..

Un abrazo

Alicia dijo...

Siempre he pesnado que esto del bi-partidismo era como un monstruo como dos cabezas

Antonio Ruiz de Morales dijo...

Gracias, Víctor y Alicia, por vuestros comentarios. No se yo hasta qué punto la ciudadanía puede aguantar mucho más la desastrosa situación que estamos viviendo.
Quizá leyendo. Ahí va: releerse "El fin de la infancia" de Arthur Clarke.