domingo, 7 de febrero de 2010

Divertirse a costa de la desgracia


Sí. Sé que es un poco cutre esta copia que he hecho con mi escáner casero, pero este periódico no ha colocado esta noticia en su version de Internet, sólo en papel -o yo no he sido capaz de encontrarla-. De todas formas si amplías la imagen se puede leer la nota, que no admite más comentario que aquél que soltó Trillo por el que pasará a la historia política de España: "Manda güevos".
Fíjate en la frase "...ayudó a que el ambiente fuera muy festivo y agradable."

Y digo yo, para ser solidarios, ¿no hubiera sido suficiente con hacer un ingreso en la cuenta bancaria correspondiente? Por lo menos sabrían al instante la cuantía de la recaudación. Porque con el jaleo del montaje de la cena, a los organizadores no les ha dado tiempo de saber a cuánto asciende.

1 comentario:

Alfonso dijo...

Buena observación. Es como si me compras el detergente yo doy un euro para los negritos de Africa. Ahora si no me lo compras, que les den.